Un instante (Poemas)

Manuel López-Azorín

Arte: Jude Pérez

Un instante

                               Sucedió que aquel día
la voz llegó hasta mi casi desnuda
y me mostró su luz antes oculta
derramándose toda.

Y me alumbró de pronto
con un destello extraño de dulces sensaciones.

Fue tan solo un instante luminoso, deseo
que se apagó de pronto,
como se apaga el día
y se esconde la luz.

Pero quedó el destello que aún me alumbra
en la página escrita y la memoria,

No es la felicidad algo concreto,
esa hermosa utopía de la vida,
el efímero instante que trae dicha,
es el dulce alimento de este sueño
de soñar que la luz llega y alumbra,
de saber que tan solo es un destello,
de esperar que el instante se repita,
de grabarlo en el tiempo.

Ahora aguardo que vuelva,
que aparezca su luz porque me alumbre,
otro instante de dicha emocionada, escrita,
que guardo en la materia de los sueños.


La palabra es la voz de nuestra carne…

La palabra es la voz de nuestra carne,
la voz de nuestro espíritu,
el agua que nos sacia de la sed,

el misterio que salva,
que diferencia al hombre,
la palabra es la guía
que sirve al alma, al hombre y a sus cosas.

Relámpago sin trueno
alumbrando derrotas y victorias
pues todo es complemento de la vida.

La palabra vigila, cuida, acuna
la grafía en la página,

el pulso de la vida, el pensamiento.
Mi palabra es estética y moral.

La palabra es la lluvia,
agua dulce y amarga en la memoria
en forma de escritura o de silencio.

Voy a buscar en ella
todo aquello que anhelo y que no sé,
quiero saber, saberme
solo, con los demás, por los demás.
Y ante los demás:
todo lo que me abraza o me derrota.

Es la casa en que vivo, pero que desconozco,
una materia extraña que preserva
la luz, el resplandor, la espuma verdadera.


¿Qué luz tan encendida…?

¿Qué luz tan encendida
me ha mostrado el misterio? ¿Qué rumor
tan dulce y delicado trae la aurora
que deja en mis sentidos
toda la claridad y aleja el miedo
que produce la noche y su secreto?

Vuelve la luz y envuelve, se disipan
las acciones que atoran
el tiempo que es oscuro, y trae la dicha,
o al menos la esperanza,
frente a la oscuridad de la impotencia
de las salas de espera y los diagnósticos
sin resquicio de luz
ni claridad alguna en los sentidos.

¿Qué luz tan encendida
me acerca esta mañana la alegría,
esa esperanza mínima
en el jardín de siempre, donde cantan
los pájaros del alba, donde escucho
violines en la luz de amanecida?

De Baluartes (Inédito)

Manuel López Azorín. (Moratalla, Murcia, 1946.) Poeta que Funda el Grupo Helicón de Poesía en 1986, con el que dirige y presenta Tertulias de Autor (CNTV) desde 1992 hasta 2000, donde pasaron muchos de los más importantes poetas españoles. Desde 1996 hasta el 2000, pone en marcha y dirige el Centro de Estudios de la Poesía (C.E.P.) en la Universidad Popular José Hierro y crea y dirige la Revista Poesía en la dianay lasJornadas del C.E.P., donde elaboró guiones de cortometrajes sobre José Hierro, Claudio Rodríguez, Rafael Montesinos, y otros. Una selección de todos sus poemarios se halla recogida en la antología Sólo la luz alumbra (Poesía,1986-2010), pero ha publicado desde entonces Romancero flamenco (Ereine editorial, 2012) y La voz que me protege (Independently Published, 2019), entre más libros que, incluso, han sido traducidos al árabe y al italiano. Del 2013 al 2017 dirigió la colección de Poesía de Eirene Editorial y ha conseguido varios premios, como el Internacional de poesía Rafael Morales (2000) y otros a su labor cultural de creación y difusión de la poesía en general