De Exilium

María Negroni

Arte: Gabriela Jayme

Una selva amniótica

donde morir

se acuna.

Poco más ocurre

en los días futuros

:

   la amada insuficiencia

acopia heridas,

alimenta el juego

de la realidad.

Después amanece

en la isla verbal

:

boda,

ausencia,

mundo y página

sin deletrear.

El dios del parto

en tales modos

                                                                 del frío.

                         A esta escena

sigue una noche de
aquéllas, abierta a más
noche,
por donde se mire.

La realidad infiltrada
sangra al oído de todos
y la herida supura
sin escarmientos.

No es seguro
que esa riqueza persista,
que nos expulse
de nosotros mismos.

Pasa una sombra escrita,
la ortografía
de una pasión trunca.

El poema enamorado
de lo peor.

Primero plano de todo:

Morder las noches
en la declinación de un viaje
alto y de ojos díscolos

y después
la carne triste,
esa impureza que sueña
sin referentes.

Así las cosas
en la jaula mortal,

noche y boca, hombre
huella, ojo, uno y corazón.

Tanto esfuerzo para llegar
a esa lengua
donde alguna vez fuimos
niños
de aladas palabras.

A veces, también,
se instalan violencias

:

gotas de sangre en la nieve,
revoltura de formas
pronominales.

El sí se llena de no, de no
había una vez, de nada
no se hace, y después
cae
como animal que cae,
muerto, nombrado,
tan delicadamente
en dísticos
prolijos.

 Nadie recuerda el presente.

Nadie cuenta
los días
del Sabio.

En esa especie de cuna,
erudita y nocturna,
                             alguien dicta
                                  enunciados
                          procaces.

Linterna mágica
para alumbrar
un hiato
inesperado

:

una hora de artista,
un odio
a los pequeños
sentimientos.

La patria móvil
muy a veces,

La disonancia,
más cierta
que cualquier verdad.


De Exilium

María Negroni (Rosario, Argentina, 1951). Poeta, ensayista, traductora. Doctora en Literatura Latinoamericana por la Universidad de Columbia. Ha publicado varios títulos de poesía, entre los que se encuentran Islandia (Monte Ávila Editores, 1994), La ineptitud (Alción, 2002) y Exilium (Vaso Roto, 2016). De sus obras de ensayo Museo Negro (Noma, 1999) y El testigo lúcido (Beatriz Viterbo Editora, 2003) y dos novelas: El sueño de Úrsula (1998) y La Anunciación (2007), ambas editadas por Seix Barral. En sus traducciones se encuentran Louise Labé, Valentine Penrose, Georges Bataille, Bernard Noel y la antología de mujeres poetas norteamericanas La pasión del exilio (2007). Ha obtenido importantes becas y reconocimientos, como el PEN American Center al mejor libro de poesía en traducción del año 2002 (por Islandia) y recientemente recibió el Premio Konex en Poesía. En la actualidad, dirige la Maestría en Escritura Creativa de la UNTREF.