Evángelos

Jorge Ruiz Dueñas

Arte: INTHE GARAGE

Para Niki, nuestra cronista en Creta

Evángelos murió en septiembre
                                                                      como la palabra en la tinta

El mensaje nubló la sonrisa de mis hijos

Les digo que no le conocí
y la geometría del azar me contradice

Quizá mojamos nuestros dedos
en la fuente Morozini
alguna tarde camino de la Fortaleza

Acaso le escuché a hurtadillas
hablar del Taurocéfalo bajo el sol de la historia
o seguí sus pasos en el Megaron de la reina

No lo sé
Les digo que no le conocí
pero tampoco puedo asegurarlo
porque el otoño sella la memoria

Les digo también
que pudimos sentarnos
en medio de alguna callejuela
No hablaríamos mucho
rodeados por el vocerío de los niños y el busuki
Señalaríamos
                             sin azoro
alguna nube
sobre el mar incandescente

Insisto en que no le conocí
pero
  ambos podríamos decir
que la pasión es el silencio

Ahora lo sé
                         Evángelos no murió en septiembre
                                                                   como la palabra en la tinta
lo digo para mí
                                 que espero

Y él
       probablemente me susurra:
el mundo es icono de sí mismo
                                                                     como la palabra en la tinta
                                                                                  desnuda y sola

Jorge Ruiz Dueñas (Guadalajara, 1946). Poeta y narrador. Estudió Derecho y Administración (como maestría) en la UNAM. También hizo estudios de posgrado en Oxford, Inglaterra. Ha sido secretario general de la UAM, gerente general del FCE, y director de Tierra adentro (nueva época), del IMER y del Archivo General de la Nación. Entre sus obras destacan Tierra final (FEM, 1980), por la que recibió el Premio Nacional de Poesía Manuel Torre Iglesias; Habitaré tu nombre (Aldus, 1997) y Saravá (Ediciones Sin Nombre/Juan Pablos Editor, 1997), obra por las que recibió el Premio Xavier Villaurrutia. En octubre de 2019 ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua, pasando a ocupar la silla XIII.