[Todos somos] Tres

Luis Armenta Malpica

Arte: Verde Agua

A Karla Sandomingo, por más de tres razones

Con el meteorito que extinguió a los dinosaurios

se crearon los diamantes. Tal moraleja, si

hay, no me concierne. Nos incumbe saber por qué

hasta que muere el fuego se evidencia

la luz de esa palabra, este quehacer humano

que se derrite en brillo y en ceniza. Ciego afán de quienes no

tenemos la estatura de un enano (verdugo o Barrabás) para sumarnos

a una semana laboral más alguien: yo, tú, cualquier velocirráptor

que devore el saber de una manzana y pierda

la vergüenza de verse en el espejo

dormido o despertando en la pregunta

de qué se muere aquí. Esta caza

se ha vuelto tan inhóspita

como el propio silencio agonizante de la lumbre

que fuimos. Para tres estudiantes la esperanza

fue un ácido en sus fotografías: este cine

que nos retiene a oscuras

mientras alguien secuestra y viola y mata

por unos cuantos pesos, un cigarrillo, la droga

de una bestia que viaja desde el sur

hacia el lamento. Todo a ritmo de rap. A ritmo

de promesas y firmas con una pluma fuente

que mantienen la sed, pero no

el agua.

Diluyeron sus cuerpos entre todos.

Demos luz a sus nombres: Javier, Marco, Daniel.

No dejemos de ver. Nunca dejes de oír ese río, aunque diga lo mismo

al desandarlo. Di solución

y aceptamos el sonido apretado

en la garganta. Di no

aunque sientas un golpe que te extingue.

A este relámpago debemos

hacer sombra. No a la antorcha que a veces

sujetamos con nuestra mano libre. A la boca

que para no gritar volvemos

hielo, diamante

o simple

piedra.

Y si no hay qué

decir, levantemos la piedra

(aunque no brille)

abramos nuestros labios

                       (aun si se desangran)

e impulsemos el puño

                                  (ciclón endurecido)

contra toda galaxia que nos imponga un dios

lejos de la misericordia:

tirano, saurio o rey. Así sea

volver a los orígenes

a la cueva del miedo

a los ojos en blanco.

No por salvar al mundo perdamos

ese trozo de carbón palpitante

que otros nos entregaron.

Luis Armenta Malpica (Ciudad de México, 1961). Poeta, traductor y ensayista. Debido a su extensa obra ha sido galardonado con innumerables premios de los que destaca el Premio de Poesía de Aguascalientes. También le fue otorgada La Pluma de Plata, por su trabajo editorial. Fue ganador del concurso Iberoamericano Pablo Neruda por su obra Nombradía (2000) y el Premio Nacional de Poesía José Emilio Pacheco  (2011), entre otros. De sus libros más destacados figuran: The Drunkenness of god (Estados Unidos, 2015), Greetings to the Family (Vaso Roto, España, 2016), por nombrar sólo algunos. En febrero de este año, la Editorial Vaso Roto publicó su poemario llamado: Enola Gay. Actualmente es el director de Mantis Editores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .